Cuando los horarios no coinciden y deseamos manejar las rutinas del hogar

Si tienes horarios regulares, ya sea en el trabajo, la escuela, la práctica de deportes o la iglesia, tal vez puede ser más sencillo planear y organizar la dinámica de las tareas y actividades de todo tipo en el hogar. En la semana se planea cómo y quién hace cada cosa y en el fin de semana se puede dedicar todo o la mayoría del tiempo en descansar y disfrutar.

Es indispensable que hagamos listas de verificación de actividades y pendientes porque al tener tanta información en nuestra cabeza, hasta la persona con la mejor memoria seguro que va a fallar. Todos, hasta los más chicos pueden y deben participar en las tareas hogareñas que siempre van acompañadas de rutinas. Tenemos rutinas diarias (lavar platos, hacer ejercicio, hacer la cena, pasear a la mascota), semanales (lavar ropa, aspirar, cortar césped), mensuales (archivar documentos, limpiar la despensa), trimestrales (cambiar filtro de aire, revisar y deshacerse de ropa vieja), semestrales (organizar el armario con ropa de verano o invierno) y anuales (visita médica, vacunas, organización del sótano).

Esas rutinas del hogar pueden ser nuestras aliadas, pero también se pueden convertir en una pesadilla si no coinciden los horarios de los miembros de la familia para organizar actividades, apoyar el desarrollo de tareas y pasar tiempo de calidad juntos en pareja y en familia con los hijos.

Cuando uno de los cónyuges no tiene horarios regulares y es difícil programar una reunión con amigos, la visita al médico, una cita, el partido del fin de semana para acompañar a los niños o disfrutar de un festivo, puede haber frustración, enojo y sobrecarga. Pero para todo hay solución. Hay que asumirlo y seguir adelante. Es algo que no se puede controlar, pues por el tipo de trabajo, todo debe ajustarse según la disponibilidad. Usualmente la programación del trabajo es mensual y/o quincenal y puede alcanzar a planearse con tiempo, pero a veces depende de llamadas a último momento.

Con respecto al partido, la presentación en el colegio, el concierto, o aquel evento, no podemos hacer nada. Pero los cumpleaños, aniversarios y fiestas como 4 de julio, se pueden celebrar antes o después de la fecha. ¿Quién dijo que en familia no se puede? Y ciertas tareas se pueden hacer cuando todos puedan colaborar, es cuestión de dejar todo listo. Como por ejemplo, organizar el sótano que estaba planeado para el primer sábado del mes, pues va a tocar la segunda o tercera semana, pero igual se puede hacer.

Lo importante es tomar todo con tranquilidad y pasar tiempo de calidad, aconsejar a los niños cuando no entienden y esperar que estén todos para celebrar algún triunfo o momento especial. Hay que tener siempre planes de contingencia, tratar de sacar provecho de todo y tomar lo mejor de cada momento para poder manejar sin problemas las rutinas del hogar.

Elvia J. Towers

Soy una colombiana que vino a Estados Unidos para construir una familia. Soy comunicadora social y periodista con un master en proyectos de desarrollo social y otro en educación y TIC- elearning. Amo todo lo que tenga que ver con tecnología, educación, fotografía, cocina y sobre todo el tiempo que puedo dedicarle a mi hogar y a mi hija.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>