Guía de Invierno: qué hacer antes, durante y después de una tormenta de nieve

Es probable que en el transcurso del invierno te toque enfrentar con tu familia, al menos, una tormenta de nieve. Esta situación requiere de preparación especial para que tu familia, tus vecinos y tu mascota, estén a salvo antes, durante y después de la tormenta.

La Cruz Roja y FEMA (la agencia federal de manejo de emergencias) comparten una lista precisa de qué hacer y cómo prepararse para estos eventos de la naturaleza, que a veces pueden tornarse muy peligrosos.

ANTES DE LA TORMENTA

Mantenerse informados: Es importante saber qué es lo que se anuncia para tu región y conocer la terminología meteorológica y los teléfonos de asistencia durante la tormenta. Presta especial atención a estos términos: aviso (Watch) y advertencia (Warning) y en especial al Blizzard Warning—esto quiere decir que en tu ciudad o región se esperan condiciones peligrosas, que incluyen vientos fuertes o ráfagas, con nieve y hielo, lo que genera grandes problemas de visibilidad y requiere un plan de emergencia.

Preparar la casa: Hay que tener la casa lista para pasar varios días sin poder salir, e incluso sin tener energía. Asegúrate de tener suficiente agua potable, comida no perecedera o alimentos que no requieran cocción, linternas con batería, mantas y medicación para varios días, en caso de que un miembro de tu familia tome algún remedio en forma diaria. También ten el celular cargado para asegurarte de tener batería si se corta la luz.

Plan de comunicación familiar: Es conveniente organizarse con todos los miembros de la familia, en especial con aquellos que no están en la misma casa durante la tormenta y coordinar un punto de reencuentro y un sistema de comunicación si hay problemas con las líneas telefónicas.

Recursos para limpiar la nieve: Ten a la mano palas y sal para limpiar la nieve y evitar que el piso sea resbaladizo, tras la tormenta.

Prepara tu carro: Revisa que el auto esté en condiciones para salir en la nieve si es una emergencia. Revisa el anticongelante, la batería, los frenos, el escape, los filtros, el desempañador, las luces y las balizas. También el aceite, termostato, y limpiaparabrisas.

DURANTE LA TORMENTA

No salgas de la casa, al menos que sea una emergencia.
Mantén tu casa con calefacción, pero asegúrate de tener ventilación en todas las áreas.
Toma mucha agua y mantén a tu familia hidratada.
No te apures a limpiar y despejar el camino. Espera que la tormenta de nieve haya pasado para evitar accidentes por caídas, congelamiento y dolores en el cuerpo por movimientos bruscos.
Si te quedas varado en el automóvil durante la tormenta, ponte a un costado de la carretera. Enciende las luces intermitentes de emergencia y llama al servicio de rescate. Permanece dentro del vehículo, y procura tener una ventanilla un poco abierta para que haya ventilación.

Si estás acompañado, busquen turnarse para dormir y así contar siempre con que haya una persona despierta.
Evita el consumo de alcohol y mantente hidratado. Trata, finalmente, de no gastar la electricidad de la batería.

DESPUÉS DE LA TORMENTA

Si en tu casa no hay luz o calefacción, puedes llevar a tu familia a un refugio (shelter) donde les brindarán abrigo y comida hasta que las condiciones en tu hogar mejoren.
Una vez que la tormenta de nieve haya pasado, es muy importante que seas cauteloso para evitar accidentes típicos de esta fase. Por ejemplo, no te excedas con el esfuerzo físico a la hora de sacar la nieve con la pala para evitar dolores musculares intensos o hasta problemas cardíacos.

Cuando estés afuera, procura mantenerte seco y atento a los síntomas de congelamiento, como la pérdida de la sensibilidad y aspecto pálido o blanco en manos y pies, orejas o nariz. Evita los riesgos de hipotermia, esto ocurre por exponerse a muy bajas temperaturas y requiere atención médica inmediata.

Conduce solamente en caso de que sea absolutamente necesario y si debes salir en carro, hazlo durante el día, usa rutas o carreteras centrales, que son las que tienen más acceso a equipos de rescate e informa a un familiar sobre la ruta. Ten tu celular a la mano y usa ropa abrigada.
Fíjate si tus vecinos necesitan ayuda, al igual que las personas mayores o que vivan solas.
Por más que tus hijos quieran armar ese muñeco de nieve en el parque, presta especial atención a la acumulación de nieve, que puede ocasionar la caída de ramas.

Si decides sacarlos, asegúrate de que tengan ropa abrigada, y si es posible esos conjuntos para la nieve, guantes, gorros y bufanda. No permitas que pasen mucho tiempo afuera si las temperaturas son muy bajas.

Luciana Lamberto

Tengo el honor de ser la mamá de Emma y Anna, dos maravillosas niñas con las que aprendo todos los días y con las que nos vamos de aventuras en New York City.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>