Mami, NO me digas bebé

Mi hija

Mi hija me dice: “Mami, no me digas  bebé. Yo soy niña”. Ella me demuestra que no le gusta. Acaba de cumplir 3 años, pero desde hace algunas semanas viene insistiendo en que no utilice la palabra bebé para referirme a ella. Yo se lo digo por cariño, por mostrarle dulzura, pero ella se siente grande y no quiere que la llame así.  

Su queja se volvió más evidente luego de que aprendió a ir al baño y no usa pañales. Ahora entró al salón de clases con niños un poco más grandes en el preescolar, está tomando clases de danza y tiene más amiguitos. Definitivamente, ella quiere demostrar que ha crecido.

Todo pasó muy rápido y después de mis conversaciones con ella, me he dado cuenta que sí, que ha crecido, que está creciendo y que tiene razón, ya no es más una bebé, es una niña pequeña a la que le debo respetar sus decisiones. Esa es la dura realidad, en mi corazón lo sé, lo veo, pero tengo sentimientos encontrados.

Tal vez te ha pasado, te está pasando o tal vez no ha llegado ese momento. Ese momento en que miras a tus hijos y ves a tu pequeño o pequeña todavía, pero con una personalidad que ya se empieza a notar, es un poco más independiente y están seguros de decirte lo que sienten.

Sí, reconoce el abecedario, pueden contar hasta veinte, muestran los colores y están aprendiendo cientos de cosas todos los días, pero ya no dependen 100% de tus cuidados. Ya pueden hablar, no solo lloran para tratar de explicar lo que sienten. Ya no necesitan de la leche materna o del biberón, comen lo que tu comes y lo que tú les enseñas. Usan la ropa que le pones, pero también la que escogen por sus colores o porque tiene el motivo de uno de sus personajes favoritos. Lo que debes hacer es respirar profundo y escuchar.

Sí, escucha. Si tus hijos te dicen e insisten en ese tipo de cosas, tienes que aceptarlo. O cuando no quieren que le digas su nombre en diminutivo o uses un apodo. Toca escuchar, porque de esta manera estás su desarrollo como individuo, estás fomentando su autonomía y los haces sentir valorados. Con ese ejemplo, con esas simples acciones, estás enseñando mucho más que hablando.

Siempre, siempre serán nuestros bebés. De vez en cuando se nos saldrá decirle así, pero definitivamente hay que tratar de hacer los que nos piden. Por favor, no le digas bebé.

Elvia J. Towers

Soy una colombiana que vino a Estados Unidos para construir una familia. Soy comunicadora social y periodista con un master en proyectos de desarrollo social y otro en educación y TIC- elearning. Amo todo lo que tenga que ver con tecnología, educación, fotografía, cocina y sobre todo el tiempo que puedo dedicarle a mi hogar y a mi hija.

3 Comments
    1. Gracias, Angeline. Esa es la idea, que te sientas identificada con madres y padres como nosotros que escribimos sobre nuestras vivencias. Con mucho gusto seguiremos escribiendo sobre estos temas que nos tocan el alma. Te invito a seguir a Piccolo en FB y twitter. Elvia

  1. No, no para nada un niño con 3 años no es un bebé es un niño o una niña, lleva razón la niña de bebe nada de nada, con 3 años un niño puede ser un superdotado y construir hasta sus propios libros, sus propios dibujos animados, sus juguetes y puede tener su vida con 3 años es mas en los años 1973 los niños y niñas con 3 años en japón viajaban solos y hacían negocios solos, de bebe nada de nada un niño o niña con 3 años

Leave a Reply

Your email address will not be published.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>